abril 18, 2021
El tiempo
Sociedad

En julio podría estar listo el proyecto de la conducción Écija-Osuna

CIAR, la agencia de régimen especial del Consorcio Plan Écija, negocia con ACUAES, la sociedad de aguas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y Medioambiente, el proyecto de mejora del Eje Este de las conducciones, el que une Écija y Osuna, que podría estar listo en el mes de julio.

Se trata de una intervención sobre un total de 115 kilómetros de conducciones que sufren pérdidas de agua, averías frecuentes, cortes de suministro y sobrecostes de explotación. La intervención sustituirá las conducciones actuales de fibrocemento por otras de fundición en unos tramos y de PVC orientado en otras, construyendo además tres nuevos depósitos con capacidad conjunta para 20.600 metros cúbicos y dos nuevas estaciones de bombeo – en Écija y en Herrera – además de acondicionar la que existe en Osuna.

Las obras servirán para solucionar los problemas que plantean las actuales instalaciones, obsoletas en algunos casos, que no ofrecen garantía de suministros y suponen un coste muy elevado en el caso de averías, además de provocar continuas pérdidas de agua y un gran desembolso económico en su mantenimiento eléctrico.

El presupuesto estimado de la obra ronda los 36 millones de euros y garantizará el suministro a una población estimada de unos 80.000 habitantes. Ese presupuesto tendrá que asumirlo el Plan Écija con la colaboración económica de otras administraciones.

“Una vez tengamos el proyecto y sepamos cuánto va a costar, con los números habrá que sentarse con el resto de administraciones y entre todos intentar buscar los recursos y la financiación para esta obra”, explica Ignacio Freire, gerente del Plan Écija, que estima que “vamos a tener instalaciones garantizadas para los próximos 50 años, sin problemas de suministro y con tuberías técnicamente inmejorables”.

“Nuestro deber es mirar por que el ciclo del agua sea un sistema sostenible y una de las primeras bases es que no se pierda agua”, señala Freire, “un bien tan escaso que no podemos permitirnos el lujo de despilfarrarlo por una mala conducción”.

La obra se ejecutará en varias fases. Una primera de Écija al cruce de El Rubio con Lantejuela, con un depósito en Palomarejo de unos 13.000 metros cúbicos; una segunda desde ese cruce hasta Osuna, con un ramal a El Rubio, Marinaleda, Herrera e Isla Redonda; otro a Lantejuela; y una última fase de unión de Osuna con La Puebla que cerraría el circuito.