abril 14, 2021
El tiempo
Política

Aprueban regular el criterio para dar y cambiar nombre a las calles

El pleno del Ayuntamiento de Écija ha aprobado una moción del Grupo municipal andalucista para crear unas ordenanzas reguladoras de la nominación y rotulación de las calles y vías urbanas de Écija que incluyen también la regulación de los criterios para la denominación y el cambio de nombre del callejero.

El PA apoya su propuesta en “el carácter de servicio público y la importancia estética que tiene la unidad en la rotulación de las calles para un municipio”. “Nuestro grupo plantea la posibilidad de que la denominación de las nuevas calles de nuestra ciudad, así como los cambios de nombre en las mismas, sea llevado a cabo por un órgano ‘ad hoc’, constituido y nombrado a tales efectos”, expone la portavoz municipal andalucista, Mónica Bascón.

En la actualidad, cualquier particular o colectivo puede presentar una propuesta de denominación de una calle o plaza, así como un cambio de nombre por otro alternativo. Esta propuesta suele ir acompañada por el respaldo de firmas de ciudadanos de Écija, “no existiendo ninguna norma escrita a día de hoy  que disponga número mínimo para ser tenida en cuenta o criterios para que un cambio de denominación sea objeto del debate plenario”, lamenta Bascón.

“En nuestra opinión el nomenclátor de las calles de una ciudad forma parte de su patrimonio inmaterial, máxime en una ciudad como Écija, donde hay nombres de calles que traen reminiscencias de oficios, personajes, etc. netamente ecijanos o muy vinculados con los orígenes e historia de nuestra ciudad”, recoge la propuesta andalucista.

Así, el PA considera necesaria la redacción de unas ordenanzas reguladoras de nominación y rotulación de las calles así como la creación de una Comisión Técnica formada por personas representativas de colectivos de nuestra ciudad y por  miembros del gobierno que tengan delegadas las funciones en esta materia, así como representantes de los diversos partidos con representación municipal.

En el caso de las pedanías, serían las propias juntas vecinales quienes tendrán  la potestad para decidir qué nombres poner a las vías públicas de su término, según el PA.