octubre 20, 2021
El tiempo
Sociedad

Desigual seguimiento de la huelga de la enseñanza en Écija

La huelga de la enseñanza ha tenido más seguimiento en los institutos de secundaria que en los colegios de primaria de Écija. Sólo en el CEIP Blas Infante han secundado el paro más de la mitad de los alumnos. En algunos centros escolares, la huelga ha sido testimonial.

Según los datos que facilita el Ayuntamiento de Écija, los tres IES públicos de Écija han registrado el mayor seguimiento de la huelga. En el Vélez de Guevara han dejado de asistir a clase el 75,79% de los alumnos; en el IES Nicolás Copérnico han faltado el 68,46; y en el IES San Fulgencio han hecho huelga el 66,28% de los alumnos.

Esos datos contrastan con los de los colegios de infantil y primaria de la ciudad. El citado Blas Infante es la única excepción a la escasa repercusión del paro al que ha llamado la Plataforma Estatal por la Defensa de la Escuela Pública. De los otros siete colegios públicos de Écija – Astigi, Calvo Sotelo, El Valle, Miguel de Cervantes, San Agustín, Los Árboles y Pedro Garfias – sólo en este último se registra un porcentaje del 32´57%.

En los demás, el seguimiento de la huelga oscila entre el 5,4% del CEIP San Agustín y el 21,1% de El Valle. En el Calvo Sotelo han faltado a clase el 9,19% de los alumnos y alumnas y en el Astigi el 17,1%. En Los Árboles apenas ha faltado el 6% de los escolares.

En cifras globales, el paro ha sido secundado en Écija por el 34,5% de los alumnos y alumnas, según el Ayuntamiento de Écija, que cifra el seguimiento en 1.965 escolares de los 5.693 alumnos matriculados en los centros públicos de la ciudad. El porcentaje entre los profesores es muchísimo menor: apenas 17 de los 387 profesores que dan clase en los centros públicos ha hecho huelga, un 4,39%.

La Plataforma Estatal por la Defensa de la Escuela Pública integrada por organizaciones de padres, estudiantes y sindicatos de profesores, ha llamado a la comunidad educativa a hacer huelga para denunciar que la LOMCE y los recortes “siguen en vigor” y para exigir que el pacto educativo sea social “y no solo político”.

FOTO: Atlas