agosto 2, 2021
El tiempo
Política

La empresa del agua acepta negociar mejoras salariales a la plantilla

La dirección de Aqua Campiña, la empresa responsable del suministro y depuración del agua en Écija, acepta reunirse con los trabajadores para solucionar el conflicto abierto por la negativa de la compañía a aplicar el convenio laboral y la victoria judicial de la plantilla, que ha conseguido una sentencia a su favor en este asunto.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) falló el pasado mes de mayo a favor de la reclamación de la plantilla de Aqua Campiña y condenó a la empresa a aplicar el convenio propio, que dejó de seguir en el año 2013. Esa decisión de la empresa derivó en recortes laborales y salariales a sus más de veinte empleados que, en ocasiones, vieron su sueldo recortado en hasta un 40%.

Según la firma de abogados Ruiz y Asociados, que defiende a los trabajadores de Aqua Campiña, a estos se les llegó a cambiar “desde los horarios hasta el ratito del bocadillo”, además de sufrir “una rebaja de los salarios en una horquilla del 10 al 40%”. “Ha habido familias cuyos hijos ya no han seguido estudiando y ha habido otras que para pagar a sus abogados, han hecho auténticos esfuerzos económicos”, y también “trabajadores que han ayudado a sus compañeros haciendo frente a determinados gastos de la familia”, enfatizan los abogados.

Ahora, el consejo de administración de Aqua Campiña ha acordado “revisar las condiciones salariales y laborales de la plantilla”, lo que supondrá, según el Ayuntamiento de Écija – que tiene el 10% de las acciones de la empresa – mejorar las actuales condiciones “hasta donde autorice el consejo de administración”.

“Fundamentalmente se empieza a negociar ya, algo que ahora no se había logrado, puesto que el asunto estaba judicializado”, sostiene el portavoz municipal del PSOE, José Antonio Rodríguez, que estima que “ahora se va a iniciar un proceso para que se aplique el convenio y acordar entre empresa y trabajadores la solución al conflicto”. La negociación debe servir, además, para corregir las condiciones laborales y de sueldo de los trabajadores, que han ido a peor desde enero de 2014, según los abogados de la plantilla.

El alcalde, David García Ostos, que preside el consejo de administración de Aqua Campiña, ha esgrimido como argumentos la sentencia del TSJA a favor de la plantilla y la convicción de que los contenciosos individuales planteados por los trabajadores van a prosperar. “Dilatar en el tiempo la solución del conflicto y dejarlo en manos de los tribunales solamente va a encarecer la solución final”, argumenta García Ostos, para quien “es mejor solucionar esta cuestión de manera negociada y evitar sobrecostes que afectarían a la sostenibilidad de la empresa del agua y a la prestación del servicio a los ciudadanos”.

Por su parte, los abogados de los empleados de Aqua Campiña han dado de plazo hasta septiembre para que la dirección de la empresa se reúna con estos. “Deben comprender que hay que llegar a un entendimiento, porque beneficia a las dos partes, y mostrar voluntad de negociar y de establecer un calendario de reuniones”, afirma Raquel Vera, abogada de los trabajadores. En caso de que no se cumpla ese plazo, la plantilla advierte que recurrirá a la vía penal para que se cumpla el convenio y se corrijan los recortes salariales y laborales.