octubre 24, 2020
El tiempo
Política

Paso adelante hacia la resolución urbanística de Cañada de Rabadán

Representantes de los ayuntamientos de Écija y Fuente Palmera (Córdoba) han mantenido una reunión en la Dirección General de Urbanismo de la Junta de Andalucía para avanzar la solución al problema de desarrollo urbanístico de Cañada de Rabadán que pasa por modificar las normas urbanísticas de ambos ayuntamientos.

Esta pedanía está situada entre dos provincias, Sevilla y Córdoba, y casi al 100% en el término municipal de Écija, pero le presta servicios urbanísticos el ayuntamiento cordobés de Fuente Palmera. La solución planteada es modificar los respectivos planes de ordenación urbana de Écija como el de Fuente Palmera, para reflejar cuál es la realidad territorial y urbanística.

A partir de ahí, cada municipio ordenará su territorio. La situación de Cañada de Rabadán es muy compleja, ya que la pedanía está en su mayor parte en la provincia de Sevilla pero los servicios urbanísticos, “luz, agua, alcantarillado, etc., se gestionan desde el Ayuntamiento de Fuente Palmera, lo que genera una problemática urbanística importante”, sostiene el concejal de Gestión del Espacio Urbano de Écija, Sergio Gómez.

La reunión mantenida en la Dirección General de Urbanismo de la Junta de Andalucía, con técnicos autonómicos y representantes de las delegaciones territoriales de las dos provincias implicadas, Sevilla y Córdoba, ha buscado avanzar hacia una solución definitiva de este problema histórico, y ha puesto una posible solución sobre la mesa, según el Ayuntamiento de Écija.

Para Gómez “la solución pasa por hacer una modificación de las normas subsidiarias de Fuente Palmera y del PGOU de Écija, de tal manera que reflejemos cuál es la realidad territorial y urbanística actual en la pedanía”. Cada municipio “llevará a cabo una separación entre lo que es la ordenación urbanística y la gestión urbanística”, añade, a su vez, el arquitecto municipal ecijano, Fernando Beviá.

“La ordenación se resuelve con el modificado del Plan General de cada municipio, y entre ambos tendrán que ponerse de acuerdo para hacer un convenio de gestión que resuelva todos los problemas urbanísticos, como dar licencias, etc.”, concluye Beviá.