noviembre 22, 2019
El tiempo
Sociedad

Una mujer con dos hijos menores a su cargo a punto del desahucio

El próximo 12 de enero es la fecha fijada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Écija para el desahucio de Patricia, una madre de dos hijos que vive en un piso de alquiler por unos 350 euros mensuales que dejó de pagar hace más de un año, según su propia declaración.

Patricia está separada del padre de sus dos hijos, el menor de 22 meses y una niña de cinco años. Estaba en paro pero acaba de empezar a trabajar dentro del plan de empleo de la Diputación de Sevilla, el conocido como Plan +34. El contrato apenas es por tres meses y a razón de 582 euros mensuales por trabajar siete horas diarias.

La deuda que arrastra esta madre separada ronda los 5.000 euros. El juzgado ha dictado su desahucio por falta de pago y fijado el lanzamiento de su vivienda para el 12 de enero próximo, a las 11.00 horas, y le advierte que retire sus enseres antes de esa fecha porque, de lo contrario, “se podrán considerar bienes abandonados”.

“Mi hijo cumplirá dos años el 11 de enero, el día antes de nuestro desahucio”, señala la mujer. “¿Cómo me voy? ¿A dónde? No tengo nada”, se lamenta. Su ex pareja vive con sus padres y los de ella, igualmente separados, viven fuera de la provincia de Sevilla y Patricia apenas mantiene relación con ellos.

La vecina ha pedido ayuda a los servicios sociales y al Ayuntamiento de Écija, que ha mediado para que un particular le alquile por 165 euros un cuarto piso vacío, del que tendrá que adelantar el alquiler de un mes y pagar el contrato de los servicios de agua y suministro eléctrico. También tendrá que amueblarlo e instalar una cocina, ya que el inmueble que le alquilan está vacío.

“Esa no es solución para el problema de Patricia”, afirma la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Écija, que media en el conflicto y que exige al consistorio que dé una solución urgente a la emergencia social en que se encuentra esta vecina, a poco más de un mes para su desahucio.

La PAH asegura que el de Patricia es uno de muchos casos dramáticos que están empezando a aflorar en Écija y a los que “el Ayuntamiento no está dando solución, a pesar de que en octubre el pleno aprobó de manera unánime un decálogo de medidas para declarar Écija ciudad libre de desahucios y de que existe un protocolo para este tipo de casos”, denuncian.