enero 25, 2022
El tiempo
Política

Más de 71.000 euros por permitir la recogida de ropa usada

El Ayuntamiento de Écija ha adjudicado con carácter provisional la instalación de 25 contenedores para la recogida de ropa usada a la empresa Recuperalia. El consistorio ingresará 71.500 euros por este contrato, vigente los próximos cuatro años.

El concejal de Gestión del Medio Urbano, Sergio Gómez (PSOE), recuerda que este tipo de servicios “se ha hecho tradicionalmente a coste cero”, al entender que lo llevaban a cabo organizaciones no gubernamentales (ONG). “Pero realmente esas ONG cuyos logos aparecen en los contenedores no son las que están detrás del servicio, que gestionan empresas con ánimo de lucro que desarrollan una actividad comercial con la ropa usada, que venden en otros países”, explica el edil.

“El uso es comercial”, sentencia Gómez. “Si bien es verdad que estas empresas hacen una labor social en el sentido de que una parte de lo que recaudan la emplean en colaborar con entidades sociales de distinto tipo, al final el fin de la empresa que explota estos contenedores es un rendimiento económico de unos elementos de los que nos despojamos los ciudadanos”, explica.

El contrato de adjudicación por la recogida de ropa y calzado usados salió a licitación en 29.000 euros, “con lo que se va a adjudicar en casi el triple del precio de salida”, apunta el concejal de Gestión del Medio Urbano. Para que la adjudicación sea definitiva, Recuperalia deberá acreditar su solvencia económica.

“Creemos que es un beneficio para la ciudadanía, para el Ayuntamiento y para que nos demos cuenta que este servicio es útil pero que hay una empresa detrás y que como tal el Ayuntamiento debe velar porque la ocupación de la vía pública revierta en beneficio de los vecinos”, afirma Gómez.

Para el concejal socialista “este ha sido un sector sobre el que no ha habido claridad, y todos los ciudadanos hemos pensado que había una labor humanitaria, cuando ralamente detrás ha habido empresas que han comercializado esos bienes”.

De esta forma, Gómez sostiene que se ha hecho desde el Ayuntamiento “un ejercicio de regularización y de transparencia”. “Es un negocio y habrá que pagar por él, aparte de que sean empresas que colaboran con entes sociales”.