enero 25, 2022
El tiempo
Cultura

‘Los amores de Zeus’ se mudará a Peñaflor para su restauración

El por el momento último hallazgo de las excavaciones arqueológicas en la Plaza de Armas de Écija, el mosaico romano de ‘Los amores de Zeus’, va a ser trasladado al Palacio de Peñaflor para su conservación, previa a su restauración, ya que el excepcional hallazgo arqueológico se encuentra muy deteriorado.

En aproximadamente un mes, el mosaico se almacenará en las habitaciones del Palacio de Peñaflor antes de poder ser restaurado – como ya se está haciendo con el mosaico báquico expoliado el pasado mes de marzo -. Para su extracción, los restauradores ya están protegiendo la pieza con hasta tres capas de gasa.

Según Beatriz Taboada y David Asencio, los restauradores encargados de la rehabilitación del mosaico, este se dividirá en 16 partes para poder extraerlo, dadas sus grandes dimensiones, cinco por ocho metros. “La escena de la elaboración del vino [en la parte izquierda del mosaico], de cinco por dos metros, la vamos a extraer entera, y aprovecharemos las grietas que tiene la pieza sobre las figuras de Dánae y de Europa para cortar por ahí, así no rompemos ninguna tesela”, explica Taboada.

Cada una de esas 16 partes recibirá una intervención específica y luego todas un tratamiento conjunto, según los expertos, que, previamente a la extracción, han limpiado y consolidado los 40 metros que tiene el mosaico. “Hay muchas teselas afectadas por el mal estado de la pieza, bastante deterioradas”, dice la restauradora.

Este mal estado del hallazgo “va a dificultar mucho la extracción”, reconoce Taboada, “pero es primordial para su conservación”. La restauradora explica el carácter preventivo de la extracción del mosaico “para que el calor no deteriore más el mosaico, que está al aire libre”.

En el Palacio de Peñaflor, donde Taboada y Asencio llevan a cabo la reconstrucción del mosaico de dos caras expoliado hace casi cuatro meses, se almacenará el mosaico por piezas antes de restaurar sus fragmentos y volver a ensamblarlos, una tarea que los restauradores calculan que necesitará de más de un año de trabajos.

Antes de la protección y extracción de ‘Los amores de Zeus’, los arqueólogos que trabajan en el yacimiento del Picadero han tomado fotos y realizado un análisis topográfico del mosaico con ayuda de un dron. “Así tomamos imágenes georeferenciadas desde un punto de vista cenital que nos permite tener fotos muy precisas y a escala de las que extraer información más adelante”, explica el arqueólogo municipal Sergio García-Dils.