noviembre 29, 2021
El tiempo
Sociedad

Un jurado popular declara culpable al asesino de Petra

Un jurado popular ha declarado este miércoles culpable por unanimidad de un delito de asesinato a Antonio L.G., el hombre acusado de degollar con un hacha a su esposa, Petra Moreno, el día 18 de marzo de 2013.

Según han informado fuentes del caso, en un veredicto hecho público a última hora de la tarde de este miércoles en la Audiencia Provincial, los miembros del jurado han considerado probado por unanimidad que el acusado, “con la intención de causarle la muerte”, propinó a la víctima una quincena de hachazos en cara, cuello y cuero cabelludo.

El jurado también ha declarado probado que el acusado atacó a su esposa cuando esta se encontraba en la cocina y “sin que pudiera defenderse”, aunque han considerado que llevó a cabo los hechos con su capacidad de actuar “levemente” afectada al sufrir un trastorno mental celotípico, al que se unió el consumo previo de drogas.

De igual modo, los miembros del jurado han considerado no probado que el imputado confesara los hechos a la Policía. Una vez conocido el veredicto, la Fiscalía ha mantenido su petición de 18 años de cárcel para el acusado, mientras que la acusación particular que ejercen los tres hijos de la pareja ha disminuido de 25 a 20 años su solicitud de prisión y el abogado de la defensa ha interesado que se le imponga una pena máxima de 15 años.

El imputado, cabe recordarlo, se declaró “culpable” y comenzó su comparecencia diciendo que “no recuerda muy bien las cosas” porque había tomado “muchos psicotrópicos”, precisando que el día de los hechos se despertó sobre las 7,30 horas y mantuvo una discusión “fuerte” y “a gritos” en el comedor con su esposa, a la que “recriminó” que le era “infiel”.

El imputado, que afirmó que “creía” que su esposa “le envenenaba”, puso de manifiesto que, en el marco de esa discusión, cogió un hacha “pequeña” que utilizaban para cortar la carne y golpeó con ella a la víctima. “Fue un arrebato, la quería más que a nada en el mundo”, aseveró.

Una vez cometido el crimen, el acusado narró que cogió el bolso de su mujer y salió de la vivienda para dirigirse al banco, trayecto en el que la Policía Nacional le “cogió”. “Por lo que dice la Policía, escondí el hacha en una alcantarilla, aunque no lo recuerdo porque yo estaba traumatizado”, relató el acusado.