enero 19, 2022
El tiempo
Sociedad

El acusado por la muerte de Petra Moreno se declara culpable

Antonio L.G., el vecino de Écija acusado de degollar a su mujer, Petra Moreno, hace dos años, se ha declarado culpable en la primera jornada del juicio que se sigue contra él en la Audiencia Provincial y en el que se piden para él penas que van desde los 18 años de cárcel que pide la Fiscalía de Sevilla a los 25 que pide la acusación particular.

Esta,  que ejerce el abogado Fernando Osuna en nombre de los tres hijos de la pareja, explica que “ahora habrá que dilucidar si existen los atenuantes” que esgrime la defensa de Antonio L.G., en el sentido de que este podría haber actuado bajo los efectos de su adicción a las drogas, que podrían rebajar los años de cárcel que se piden.

Por su parte, Osuna señala que pedirá en el juicio el agravante de parentesco y alevosía “que convierte en asesinato el cargo por homicidio” y eleva la pena de 18 a 25 años. En este sentido, recuerda el abogado de los hijos de Petra Moreno que el Fiscal ha solicitado 18 años de cárcel para el presunto asesino.

En caso de que el jurado popular que debe juzgar a Antonio L.G. considere que hubo atenuantes, la pena “podría bajar un grado”, según Osuna, “y quedar en once o doce años de cárcel”.

Antonio L.G. está acusado de degollar con un hacha a su esposa el día 18 de marzo de 2013 en la vivienda que ambos compartían junto a sus tres hijos en la barriada ecijana de El Valle. Petra Moreno sufrió 12 heridas incisos contusas en el cuero cabelludo, cara y cuello.

El acusado ha comenzado diciendo que “no recuerda muy bien las cosas” porque había tomado “muchos psicotrópicos”, precisando que el día de los hechos mantuvo una discusión “fuerte” y “a gritos” en el comedor con su esposa, Petra, a la que “recriminó” que le era “infiel”. “Me hacía daño, era mi mujer y yo había comprobado” dicha infidelidad, ha añadido.

“No recuerdo todo, estaba demasiado ‘endopao’ de pastillas”, ha explicado el procesado, que ha asegurado que media hora antes de la discusión se tomó “seis o siete” pastillas, concretamente ‘tranquimazín’ de dos milígramos que ingería para “quitarse de las drogas”, agregando que en el marco de la disputa su mujer le preparó una tila “con demasiadas pastillas”. “Le dije que no me las tomaba” porque “me iba a volver loco”, ha dicho.

Además de los hijos de la víctima ejercen la acusación la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Écija, que también acusan al imputado de asesinato. Osuna apunta que el martes está previsto que declaren policías en el juicio, que durará hasta el próximo viernes. “Declararán como testigos alrededor de 40 personas, también lo harán muchos peritos, sobre las circunstancias de los hechos y acerca de la salud mental del acusado”, explica el letrado.

Los hechos tuvieron lugar el 18 de marzo de 2013, sobre las 6.30 horas, y cuando el imputado “sin discusión previa” empezó a increpar a su esposa y acabó asestándole “innumerables” golpes en cara, cabeza y cuero cabelludo con un hacha ocasionándole la muerte.

La víctima ya denunció en el año 2007 al ahora detenido por insultos, amenazas y maltrato psicológico, aunque la denuncia fue archivada después de que ella misma la retirara. El detenido cuenta con 30 antecedentes policiales, en su mayoría por delitos de robo con fuerza, aunque en una ocasión también fue detenido por un delito de prostitución después de que ofreciera a una joven 50 euros a cambio de sexo, lo que ésta denunció inmediatamente.