diciembre 5, 2021
El tiempo
Política

El ex jefe de la Policía Municipal acusa al alcalde de “persecución”

Antonio de la Rosa, ex jefe de la Policía Municipal, apartado del servicio activo desde enero de 2014 y en la actualidad de baja por accidente, ha acusado al alcalde de Écija, Ricardo Gil-Toresano (PP), de “persecución” y vuelve a atribuir su pase a segunda actividad a la suspensión de un concierto en julio de 2013.

Según De la Rosa, el alcalde “intentó por activa y por pasiva que se celebrara ese concierto, aun sin la documentación y los permisos necesarios”. El concierto del grupo Medina Azahara fue suspendido, según el mando policial, porque no se garantizaban las medidas de seguridad para su celebración.

En diciembre de 2013, a De la Rosa se le notifica su pase a segunda actividad, a pesar de que el policía presenta informes médicos que certifican que puede continuar en el servicio activo. Otros cinco agentes de la Policía Municipal de Écija, “en las mismas condiciones”, según el ex jefe, sí consiguen que se les mantenga en activo.

Para De la Rosa, la medida la toma Gil-Toresano “de forma totalmente arbitraria”. Según el ex jefe, el alcalde llegó a decirle que “le había sentado muy mal que le suspendiera el concierto y que le interesaba mucho la estabilidad del Gobierno local [PP-PA]”, lo que hace suponer al funcionario que “sus socios de gobierno le habían puesto esa condición”, porque los andalucistas eran responsables de la organización del citado concierto.

“¿No le da vergüenza querer dar un espectáculo en un lugar que no reunía las condiciones más elementales de seguridad, señor alcalde? ¿No se le cae la cara de vergüenza de ir contra el funcionario que actuó conforme a ley?”, ha preguntado de forma retórica De la Rosa, que enfatiza que “se ha cometido una injusticia conmigo”.

El ex jefe ha comparecido acompañado de dirigentes locales y provinciales del Sindicato Independiente de Policía (Sip-An), que respaldan la versión de De la Rosa y también ven “arbitrario y discriminatorio” su paso a segunda actividad. El Sip-An no ve razones objetivas para apartar al funcionario del servicio activo y anuncian que van a recurrir la medida al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), tras dos sentencias favorables a la administración.

Diego Blancat, secretario local del Sip-An, entiende que “no es normal que quiten a un inspector jefe, cuando estamos carentes de mandos, y colapsen de trabajo a mandos intermedios”. Además, el sindicato defenderá que se cambie el Decreto 135/2003, de 20 de mayo, que regula el pase a segunda actividad, para que este sea un derecho del funcionario y no una potestad de la administración.