enero 25, 2022
El tiempo
Sociedad

La Fiscalía pide 18 años para el presunto asesino de Petra Moreno

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado 18 años de cárcel para el vecino de Écija acusado de degollar con un hacha a su esposa el día 18 de marzo 2013 en la vivienda que ambos compartían junto a sus tres hijos en la barriada de El Valle, hechos que serán enjuiciados en los próximos meses por un jurado popular.

En su escrito de acusación, el Ministerio Público pide para el acusado, Antonio L.G., 18 años de prisión por un delito de asesinato cometido sobre su mujer, que sufrió 12 heridas inciso-contusas en el cuero cabelludo, cara y cuello.

El fiscal considera que los hechos tuvieron lugar el 18 de marzo de 2013, cuando la víctima, Petra Moreno, y dos de sus hijos se despertaron sobre las 6.00 horas para desplazarse a sus respectivos trabajos, mientras el otro hijo y el acusado continuaban descansando en sus habitaciones.

Sobre las 6.30 horas, y cuando la víctima no se había marchado todavía del inmueble, el imputado se despertó y “sin discusión previa” empezó a increpar a su esposa por unas supuestas infidelidades, una obsesión que “era en el acusado recurrente y que motivaba continuas discusiones y enfrentamientos en la pareja”.

“Tratando de eludir la pelea”, Petra se dirigió a la cocina con intención de terminar de recoger y abandonar la vivienda, pero entonces el acusado la siguió “mientras continuaba con los reproches”, según el escrito de acusación. De este modo, “resuelto a acabar con la vida de Petra y pretendiendo asegurar dicho fin impidiendo cualquier tipo de defensa, el acusado tomó el hacha de la cocina” y le asestó “innumerables” golpes en cara, cabeza y cuero cabelludo, ocasionándole la muerte.

Según señala el fiscal, la víctima sufrió una docena de heridas inciso contusas, todas las cuales “tienen la suficiente gravedad para producir la muerte en tanto que se localizan en cráneo y cuello, siendo en sí mismas vitales”, produciéndose la muerte por shock hipovolémico por hemorragia masiva.

El pasado 28 de mayo, el acusado compareció en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Écija para que las acusaciones concretaran la imputación contra él, tal y como prevé la Ley del Jurado, y alegó que el día de los hechos “estaba mal” y “no era consciente de lo que hacía” porque, de manera previa, había consumido droga.

La víctima ya denunció en 2007 ante la Policía al ahora detenido por insultos, amenazas y maltrato psicológico, aunque luego retiró la denuncia. El detenido cuenta con 30 antecedentes policiales, en su mayoría por delitos de robo con fuerza, aunque en una ocasión también fue detenido por un delito de prostitución después de que ofreciera a una joven 50 euros a cambio de sexo, lo que ésta denunció inmediatamente.