enero 27, 2022
El tiempo
Sociedad

La Junta pide control arqueológico para las obras en Peñaflor

La comisión provincial de patrimonio requiere al Ayuntamiento de Écija documentación complementaria para autorizar las obras de mejora y consolidación en el Palacio de Peñaflor que pretende llevar a cabo el Gobierno local (PP-PA) y para las que ha pedido al Estado más de 111.500 euros.

En concreto, este órgano de control, dependiente de la delegación en Sevilla de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, pide un análisis y un diagnóstico arqueológicos previos a las obras que justifiquen la necesidad de picar los paramentos de la parte trasera del palacio, actualmente apuntalada. También pide el control arqueológico de ese picado, es decir, que un arqueólogo vigile las tareas de picado mientras se estén llevando a cabo.

Señala la comisión provincial de patrimonio que el proyecto aporta solamente un plano del inmueble a escala 1:200 junto con una relación de las actuaciones a realizar en cada espacio y “un escueto reportaje fotográfico”, y explica que “parte de las actuaciones deben fundamentarse en análisis y diagnósticos previos que justifiquen la intervención” que se pretende llevar a cabo.

Las obras de mejora y consolidación de las zonas comunes del Palacio de Peñaflor fueron propuestas el pasado mes de julio por el equipo de gobierno, que pidió una subvención de 111.572 euros al Servicio Público de Empleo del Ministerio de Empleo, con la que pretende contratar al personal que llevará a cabo la obra, unas 54 personas, según las estimaciones municipales.

Con esas obras, el PP quiere mejorar el aspecto de la entrada del edificio, del apeadero y el patio central, además de arreglar los aseos y retirar la maleza en el patio central. También acometer la remodelación de la parte trasera del palacio, ya que varios vecinos de la calle Torcal se han quejado del mal estado de la fachada y han denunciado incluso desprendimientos.

El informe de la comisión provincial de patrimonio señala que la última intervención de consolidación y mejora en el Palacio de Peñaflor se llevó a cabo en 2010, con cargo a los fondos del llamado Plan E o Plan Zapatero. “Pasados cuatro años y al no estar en uso, y sin la ejecución de un proyecto de obras ni de mantenimiento, el deterioro ha evolucionado negativamente”, señala la comisión, “por ello es necesario acotar zonas que no pueden usarse, volver a promover la conservación de espacios aún estables y tomar medidas de seguridad”, señala.