marzo 6, 2021
El tiempo
Sociedad

El Ayuntamiento pedirá a Aqua Campiña un informe sobre el temporal

Los aproximadamente 45 litros de agua caídos en apenas dos horas durante la Nochebuena, unidos a los vientos de hasta 70 kilómetros por hora, tuvieron la culpa de que algunas zonas de Écija se vieran anegadas esa madrugada al taponarse el alcantarillado por las hojas arrastradas por el aire.

Es la explicación que da el Gobierno local (PP-PA) que, no obstante, pedirá a la empresa responsable del saneamiento, Aqua Campiña, un informe sobre lo ocurrido para confirmar que el alcantarillado estaba limpio en previsión de una tromba de agua.

“Entendemos que Aqua Campiña tiene que estar al día porque para eso se le abona su cuota correspondiente”, señala el concejal de Seguridad Ciudadana, Carlos Onetti (PP), “pero también que ha sido la coincidencia de la tromba de agua con el fuerte viento y la acumulación de hojas en el alcantarillado lo que ha provocado la inundación, y eso es imposible de prevé”.

Fuentes municipales señalan también que previamente al temporal se había llevado a cabo la limpieza de hojas caídas de los árboles, añadiendo incluso más maquinaria a tal efecto.

Según el relato municipal “sobre las 3.00 horas comenzó a llover con gran intensidad, realizándose a partir de las 3.45 horas las primeras intervenciones por parte del cuerpo de Bomberos relativas a la limpieza del alcantarillado de hojas para permitir el desagüe de la balsa de agua en distintas zonas donde se había acumulado, dado la gran cantidad caída en tan poco espacio de tiempo”, lo que unido a “la gran intensidad del viento, de unos 60 o 70 kilómetros por hora, provocó la acumulación de las hojas de los árboles en el alcantarillado con la consiguiente obstrucción del mismo”.

“Tanto Policía Local, como Policía Nacional, Protección Civil y personal de mantenimiento han estado en máxima alerta y actuando ante cualquier emergencia o requerimiento, al igual que la empresa encargada del alcantarillado, Aqua Campiña”, destaca Onetti, que añade que “hay zonas bajas donde se acumula el agua, que accede incluso por el alcantarilladlo del interior de las viviendas, e incluso a la propia tierra no le da tiempo de absorber la gran cantidad de agua caída”.