mayo 15, 2021
El tiempo
Política

El PP pedirá a la Junta acelerar la instalación de los ascensores

El PP va a pedir a la Junta de Andalucía que mantenga el compromiso adquirido por el PSOE de Écija en 2008, cuando ocupaba la alcaldía de la ciudad el socialista Juan Wic, con los vecinos de las barriadas de La Paz y Nueva Andalucía – los populares Pisos Amarillos – para llevar a cabo un proyecto de instalación de ascensores en estos dos barrios.

Sería la primera solicitud oficial y por escrito de esta iniciativa, según la portavoz municipal del PP, Silvia Heredia (en la foto, con los presidentes de La Paz, Antonio Sánchez, y Nueva Andalucía, Agustín Flores), que reprocha al PSOE que prometiera la instalación de ascensores en 2008 pero no formalizara su solicitud a la Junta, para lo que, según la concejala popular, “tuvo tres años, no lo hizo y eso es una irregularidad”.

“De 2008 a 2011, el PSOE no se preocupó de solicitar la instalación de ascensores en La Paz y los Pisos Amarillos, se comprometió y creo expectativas”, afirma Heredia, para quien el compromiso verbal del ex alcalde Juan Wic con estos vecinos “son promesas incumplidas, electoralismo total”.

Heredia asegura que el anterior gobierno socialista no solicitó los ascensores y sólo llegó a un compromiso verbal con los vecinos. “No hay nada por escrito, en julio de 2008 hubo técnicos en los pisos y en diciembre de ese año un proyecto para diez bloques en La Paz, que son los únicos de los que hay constancia en la delegación provincial de Fomento y Vivienda de la Junta”, resume la edil del PP.

“Wic no hizo bien su trabajo, no tiene ni idea, y miente cuando dice que hay proyectos” para la instalación de ascensores. “¿Cuándo los iba a solicitar?”, pregunta Heredia, que apunta que la Empresa Pública del Suelo (EPSA), dependiente de la Consejería de Fomento y Vivienda, “no se puede comprometer a mantener la financiación del proyecto, pero sí a que se mantenga el compromiso por solicitud del alcalde, pero todo dependerá de la capacidad presupuestaria”.

El PP quiere “que se mantengan las mismas condiciones que se acordaron con los vecinos en 2008” porque “los vecinos no quieren las condiciones económicas de ahora: en 2008 sólo tenían que aportar el 5% de lo que costaban los ascensores; ahora, el 25%”, por lo que cada familia debería aportar unos 700 euros, calcula Heredia.