mayo 11, 2021
El tiempo
20 Líneas

Pesadilla en la cocina

A lo mejor ya se ha enterado, pero por si acaso le informo: Naciones Unidas propone comer insectos para combatir el hambre. Dice la ONU que “los insectos, altamente nutritivos y saludables, con un alto contenido en proteínas y menos grasa ayudarían a combatir también la obesidad”.

Ignoro si las empresas que fabrican insecticidas han dicho algo al respecto. Para los humoristas y graciosillos de turno la ocurrencia de la ONU va a ser un filón. A mí (qué quiere que le diga, señora) me cuesta admitir que puedes comerte en un bar una tapa de escarabajos como si fuera de caracoles. Pero si hemos aceptado que la situación económica “empieza a mejorar”, como dice el presidente Rajoy, teniendo más de seis millones de vecinos en paro… podemos aceptar cualquier cosa ¿no?

Lo que sí me llama la atención es que la ONU pregone lo de comer saltamontes, hormigas y moscas en lugar de pregonar la redistribución de los alimentos. En Occidente, casi un tercio de la comida acaba en la basura y aproximadamente 1.300 millones de toneladas se pierden o desperdician. Lo dice el informe Pérdidas y desperdicio de alimentos en el mundo, que fue encargado para el congreso internacional Save Food! del 16 al 17 de mayo de 2011 por ¡oh, sorpresa! la ONU.

Qué sombría visión del futuro ¿verdad? El cuento de la cigarra y la hormiga en versión alta cocina, ambas poco hechas y revueltas con ajetes. Y todos rezando porque la ONU, la FAO o la Troika no hayan escuchado a La Polla Récords, tomen nota y nos hagan comer mierda.