mayo 18, 2021
El tiempo
Sociedad

La UME se despliega en Écija “por el riesgo de inundación”

La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha desplegado su operativo en Écija. La situación de emergencia que vive el municipio con parte de su núcleo urbano inundado por el desbordamiento del arroyo Argamasilla y con las aguas del río Genil fuera de su cauce y con una altura estabilizada en torno a 6,80 metros, ha aconsejado la movilización de este cuerpo.

Según fuentes de la delegación del gobierno de la Junta en Sevilla, que en estos momentos ha asumido la dirección del Plan de Emergencias, elevado al nivel dos ante la “preocupante” subida del río Genil, se ha solicitado la ayuda de la UME, que sobre las 00,30 horas de este miércoles ha desplegado su operativo en las cercanías de la rotonda de la carretera de El Rubio.

El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Francisco Javier Fernández, que se ha desplazado hasta la localidad astigitana, donde también se encuentra la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero, ha indicado que el problema está en que el nivel del Genil está incrementándose hasta alcanzar “los límites peligrosos de inundación”, más que los desembalses del pantano de Iznájar.

En este sentido, Fernández ha precisado que los arroyos Blanco y Cabra están depositando mucha agua en el Genil, que en algunos puntos a su paso por Écija ya se ha desbordado y está entrando agua en pasos inferiores de la A-4, así como en zonas poco habitadas o de recreo en las afueras de la localidad. Si bien, ha indicado que el dispositivo de emergencias ya ha tenido que actuar en algunas viviendas, así como en la Isla del Vicario, inundada por el Genil.

Según Fernández, “existe un riesgo cierto de que las aguas del Genil inunden las calles del núcleo urbano, sobre todo, si supera los 7,3 metros del muro de defensa”. El control del Genil es “difícil, porque los afluentes están desembocando en el mismo mucha agua”, afirma Fernández, por lo que este caso el desembalse del Iznájar no es significativo, valorando en este punto el trabajo de control de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

No obstante, ha asegurado que se han activado todos los recursos disponibles, incluido la UME, para la evacuación de personas afectadas y para una actuación puntual en zonas inundadas. Además, adelanta que después habrá que seguir con el dispositivo unos días más hasta que se retiren las aguas.

Por otro lado, ha trasladado a los ecijanos su solidaridad en estos momentos y ha resaltado que “tienen a todas las administraciones colaborando para paliar los efectos de las lluvias y del alto nivel del río”. En este sentido, ha realizado una llamada a éstos para que desalojen “espacios peligrosos y que puedan causar problemas”.

Igualmente, solicita que atiendan las instrucciones de Policía Nacional, Policía Local y Guardia Civil, cuyos efectivos están al frente del desalojo de los vecinos. En este sentido, cabe apuntar que el arroyo Argamasilla ha comenzado a experimentar una bajada de su caudal después de que las fuertes precipitaciones hayan motivado inundaciones y numerosas incidencias en el casco urbano de Écija, donde, según el alcalde, Ricardo Gil-Toresano (PP), unos 20.000 vecinos han resultado afectados en mayor o menor medida por esta situación.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero, ha señalado que el Gobierno, una vez recibida la solicitud de la Junta, ha activado a la UME, cuya primera unidad, con base en Morón, ya se encuentra a disposición del Plan de Emergencias. Aunque no ha podido concretar el número de efectivos desplegados, sí ha indicado que es una cifra “importante”, a la que se podrían sumar dos helicópteros con base en Valencia disponibles para tal situación.

La subdelegada del Gobierno confía en que la situación no sea tan perjudicial para el pueblo como en las inundaciones de 2010 y la intervención “oportuna y acertada” de todo el dispositivo ayude a una solución rápida, aunque ha indicado que “la situación es difícil”.

Por otra parte, Panadero ha manifestado que “cada administración tiene que asumir sus competencias y hacerse cargo de sus compromisos con los ciudadanos”, en alusión a la terminación del desvío del arroyo Argamasilla, paralizado desde hace prácticamente un año y aún sin terminar.