septiembre 21, 2020
El tiempo
Sociedad

La lluvia desluce el comienzo del camino

Un inoportuno chaparrón ha empañado en parte la salida de la hermandad del Rocío de Écija hacia la aldea almonteña. Alrededor de 150 romeros ecijanos han empezado el camino al Rocío, a donde tienen previsto llegar en una semana, el sábado 26 por la tarde.

Antes de salir de Écija, los rocieros han cumplido con el rito de despedirse de la patrona, la Virgen del Valle, en la parroquia de Santa Cruz, y de parar en la plaza del Matadero, para rezar el Ángelus y presentar a los niños ante el simpecado.

Y han añadido este año una tercera parada, en la residencia La Madre, de personas mayores, para lo que han tenido que cambiar el recorrido del simpecado por las calles ecijanas.

Los momentos más emotivos del camino serán el ya tradicional encuentro con las hermanas de la Cruz en Fuentes de Andalucía, el bautizo de los nuevos romeros en el río Corbones y el paso del Guadalquivir por Coria del Río. “También, claro está, el vado del Quema y la llegada a la Raya Real”, enfatiza Santos Valseca, que se estrena este año como hermano mayor del Rocío de Écija.

Novedades en el camino. El trigésimo sexto camino a la aldea almonteña tiene algunos cambios con respecto a los de años anteriores. “En el trayecto de Fuentes de Andalucía a Alcalá de Guadaíra antes íbamos por el lado derecho de la autovía, en sentido Sevilla, y en esta ocasión nos han permitido pasar por caminos particulares en el lado izquierdo”, señala el hermano mayor. “Eso nos va a permitir recortar una parte importante de kilómetros”, estima Valseca, “y además el Corbones se pasa por un vado antiguo por el que pasaba la hermandad hace años y que hemos recuperado para este”.