agosto 13, 2022
El tiempo
Sociedad

‘Vacaciones en paz’ para tres niños saharauis este verano en Écija

Tres niños saharauis pasarán su verano en Écija gracias al programa ‘Vacaciones en paz’ y a las familias de acogida que han prestado sus casas para permitir que estos menores estén alejados de la crudeza de los meses estivales en los campamentos de refugiados de la hammada argelina.

Han llegado a la provincia de Sevilla un total de 115 menores de los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), de los que cuatro se quedan con familias de acogida de Écija y de Cañada Rosal. Los saharauis ya se encuentran con sus familias de acogida que participan del programa tras dos años de pandemia sin poder celebrarse.

‘Vacaciones en paz’ se ha “reseteado” tras la pandemia, dice el coordinador en Écija de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui, José Herrera. “Hemos vuelto a traer a los niños tras dos años de suspensión, reiniciando el programa totalmente; los niños son nuevos, las familias de acogida son nuevas”, dice, para explicar que “ha caído un poco el número de niños”.

También ha jugado en contra del programa solidario con los saharauis “la premura, porque no estaba seguro que se pudiera llevar a cabo y ha habido que conjugar dos protocolos covid, el español y el argelino, que son diferentes y, por eso, los niños llegan un mes más tarde y por menos tiempo: antes venían para dos meses y este año van a estar con familias ecijanas el mes de agosto, prácticamente”.

“Esperemos que este sea el inicio y no haya más problemas y sigamos creciendo para futuros años”, desea José Herrera, que ha agradecido su apoyo a las personas voluntarias y a las asociaciones y administraciones colaboradoras y, sobre todo, “a las familias de acogida principalmente, que son las que hacen posible este proyecto, porque si no hay no podemos traer a los niños”.

El programa ‘Vacaciones en paz’, además de hacer que estos niños y niñas pasen un verano  alejados de los campamentos de refugiados, facilita que pasen revisiones médicas completas que no se pueden llevar a cabo en la hammada argelina, además de potenciar los lazos históricos entre el pueblo saharaui y el español.