mayo 23, 2022
El tiempo
Sociedad

Vuelve un año después el Carnaval de Écija con un desfile matinal

Tras el obligado parón del año pasado por la situación sanitaria, el Carnaval de Écija vuelve este mes de febrero a celebrarse con la principal novedad de que el desfile que lo cierra se celebrará en horario matinal, a partir de las 12.00 horas.

Será el 27 de febrero, último día de una fiesta que está previsto que comience el próximo 18 de febrero, con el pregón de la fiesta a cargo de Fernando Tomás Martín, y la actuación de cinco grupos locales en el Teatro Municipal.

Fernando Tomás Martín, vinculado al Carnaval de Écija a través de la SAFA, principalmente, empezó a participar en chirigotas en 2010, con Raúl Mérida, ‘El Piru’, pregonero del año 2019. Del pregón infantil, que se celebra dos días después, el domingo 20 de febrero, se encarga Aitor Losada, un menor de 13 años, y que dará paso al certamen de parejas infantiles en el que este año participan los colegios Astigi, Miguel de Cervantes, Pedro Garfias, San Agustín, Ciudad del Sol, Blas Infante, El Valle y SAFA Écija.

La tarde del sábado 19 y la del domingo 20 de febrero, las agrupaciones locales actuarán en la Plaza del Salón, en la de Virgen de Loreto y en el barrio de La Fuensanta. En El Salón, además, está prevista la participación la chirigota gaditana ‘Las Cadiwoman’, el 19 de febrero.

El viernes 25 de febrero tendrá lugar una fiesta infantil en el Centro Comercial Las Torres a partir de las 16.00 horas. El día siguiente, las agrupaciones actuarán en la Plaza Virgen de Loreto a partir de las 16.00 horas.

El desfile será el domingo 27 a partir de las doce del mediodía. Saldrá de la Plaza de Colón y terminará en la Plaza de España, El Salón, con la actuación de las agrupaciones, las parejas infantiles y con talleres para los más pequeños.

Para la concejala de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Écija, Yolanda Díez, la celebración de nuevo del Carnaval en 2022, “fruto del trabajo y la colaboración de las agrupaciones locales que han estado colaborando desde el principio”, supone “poder celebrar unos carnavales lo más normales posible dentro de la situación de pandemia”.