mayo 22, 2019
El tiempo
Sociedad

Telefonía móvil, suministros y la banca, principales quejas de los consumidores ecijanos

De las 485 quejas registradas el año pasado en la Oficina Municipal del Consumidor (OMIC) de Écija, alrededor del 40 por ciento (algo menos de 200) son reclamaciones a compañías de telefonía móvil.

El resto se reparte entre diferentes servicios, con las compañías de suministro de electricidad y agua y la banca como segundo y tercero en el ranking de las quejas de los consumidores de Écija, que casi no difiere de las reclamaciones de consumidores del resto de España, según la responsable de la OMIC astigitana, Carmen Rojas.

Esta ha hecho públicos los datos sobre las reclamaciones más habituales el año pasado, sobre qué tipo de servicios hay más quejas. “El sector de las telecomunicaciones es del que cada año venimos repitiendo mayor número de quejas”, señala Rojas.

En el año 2018 aumentaron los expedientes de reclamaciones en 104 más, hasta las 485 reseñadas. Además de que cuatro de cada diez sean quejas a las compañías de telefonía móvil, ha crecido “mucho la reclamación a bancos y también sobre las garantías legales de productos”, apunta.

Según la responsable de la OMIC de Écija, un 61 por ciento se resolvieron de forma favorable en primera instancia a través de la mediación de Consumo, mientras que otro 17 por ciento tuvo que ser resuelto a través de las juntas arbitrales.

“Seguimos trabajando y profundizando en informar a los ciudadanos de los derechos y mecanismos que tienen a su alcance para poder protegerse, y hemos logrado acortar mucho los plazos de resolución de reclamaciones”, subraya Rojas.

La responsable de la oficina de quejas del consumidor señala que este año “estamos teniendo muy buenos resultados en la resolución favorable, evitando acudir a juntas arbitrales y a la resolución judicial, logrando acuerdos satisfactorios para todas las partes”.

“El año 2010, por dar un dato, se cerró con unas 203 reclamaciones; ya vamos casi por 500”, cuenta Carmen Rojas. “Eso significa que el consumidor está cada vez más informado y sabe que dispone de estos recursos para poder reclamar”, concluye.