enero 18, 2019
El tiempo
Cultura Portada

ADEPA pedirá que se abra el convento de Las Teresas, declarado BIC

ADEPA, la asociación por la defensa del patrimonio histórico artístico de Andalucía, ha anunciado que va a pedir la apertura del convento de Las Teresas, un edificio catalogado como Bien de Interés General (BIC) en Écija, cerrado desde hace más de tres años.

La organización no gubernamental informa que se va a dirigir a la orden de los Carmelitas Descalzos para pedirles la apertura de Las Teresas al menos un día a la semana, como marca la ley. También preguntarán por los valiosos bienes muebles del cenobio, que deben permanecer en su ubicación, ya que de haberse trasladado algo se estaría incumpliendo la Ley de Patrimonio.

El inmueble, de estilo mudéjar erigido entre los siglos XIV y XV, integra estancias decoradas con interesantes yeserías mudéjares del siglo XV, en la cuales, según dice la leyenda, trabajaron los mismos alarifes que labraron las yeserías de los Reales Alcázares de Sevilla. A éstas hay que sumar el bellísimo artesonado que cubre alguna de sus estancias.

El convento de la orden carmelita en la céntrica calle El Conde de Écija permanece cerrado desde marzo del año 2015, cuando la última de las religiosas de esta congregación abandonó el edificio.

Las Teresas cerraron así una historia de cerca de cuatro siglos de relación con la ciudad de Écija, a la que llegaron en 1630 para una década más tarde instalarse en el Palacio de los Condes de Palma, un valioso edificio mudéjar del siglo XIV declarado Monumento Nacional, que abandonaron para trasladarse a Tarragona y Valencia.

Las razones para abandonar el convento ecijano fueron la falta de vocaciones y la elevada edad de las monjas, junto con el alto coste de mantenimiento de las instalaciones, un inmueble con una superficie construida de más de 5.000 metros cuadrados y numerosas dependencias.

“Pasan más tiempo ocupándose del mantenimiento del edificio que desarrollando su vocación de vida contemplativa y oración por la Iglesia y los necesitados”, lamentaba en marzo de 2015 el arcipreste de Écija, Ángel Del Marco.