octubre 24, 2020
El tiempo
Sociedad

CGT insiste en climatizar centros tras el desmayo por calor de una docente en un IES de Écija

La central sindical CGT ha desvelado un incidente ocurrido la pasada semana en el instituto de Educación Secundaria (IES) ‘Nicolás Copérnico’ de Écija, en el cual una profesora debió ser atendida por una ambulancia desplazada hasta el centro educativo debido a un golpe de calor mientras desarrollaba su tarea.

Fuentes sindicales han explicado que el caso de esta docente -reincorporada con normalidad a sus labores desde este lunes tras una serie de pruebas médicas – “puede pasarle a cualquier miembro de la comunidad educativa”, habida cuenta de las altas temperaturas que muchas zonas de la comunidad autónoma andaluza soportan en determinadas épocas del año.

A este respecto, CGT denuncia los efectos de las altas temperaturas en los centros escolares y exige la climatización de los mismos, así como la redacción y puesta en marcha de un protocolo de actuación sobre las altas y bajas temperaturas en los centros educativos andaluces que se ajuste a la normativa existente.

Hace casi una década, el sindicato inició una campaña de denuncia de las condiciones de trabajo bajo estrés térmico en los centros educativos de Andalucía. Según expone CGT en una nota, “la normativa es clara”, apuntando que se establece por decreto, “negro sobre blanco”, que en los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares la temperatura estará comprendida entre los 17 y 27 ºC: por tanto, si los valores no están en este rango existe un riesgo de “estrés térmico”.

“Estos últimos años estamos comprobando que en periodos escolares persisten extremos cálidos y húmedos. En nuestras latitudes, los cambios globales están ocasionando un inicio prematuro del verano y tardío del otoño, situación esta que provoca la exposición de la jornada escolar a temperaturas que desbordan los límites establecidos en el decreto que regula las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo”, subraya la central.

En junio de 2017, coincidiendo con la ola de calor, CGT presentó más de 50 denuncias y las familias se organizaron para protestar por las temperaturas extremas. Tras el anuncio de la tramitación de una ley de climatización de los centros escolares andaluces, “toda la ciudadanía en general pensó que el bienestar de nuestros hijos y de los trabajadores de la enseñanza pública andaluza iba a primar sobre los intereses y estrategias electorales. No ha sido así”.

“Ocurra lo que ocurra en el Parlamento andaluz, la terca realidad no entiende de estrategias políticas; gracias a la oposición del partido que gobierna la comunidad andaluza y de los intereses del PP y Cs, empecinados en extender una propuesta pensada para la red pública de centros a la educación privada-concertada, la iniciativa de una ley de climatización se ha convertido, una vez más, en papel mojado”, ha lamentado el sindicato.