septiembre 20, 2020
El tiempo
Política

CC.OO. exige suspender las clases si las aulas superan los 27 grados

El sindicato CC.OO. ha reclamado, ante las actuales altas temperaturas que padecen algunas zonas de Andalucía, que se tomen medidas “urgentes” para evitar que en las aulas se superen los 27 grados, exigiendo que, de no actuarse, se suspendan las clases ante el peligro para la salud que altas temperaturas suponen para trabajadores y alumnado.

Las altas temperaturas que se sufren estos días de inicio del curso en las aulas imposibilitan el aprendizaje y la labor docente, ha recordado el sindicato en una nota. Según el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO-A, Diego Molina, “el confort térmico es esencial para el bienestar y la salud de las personas”, algo que “no es posible cuando se está en espacios que alcanzan los 32 grados”.

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo indica que la temperatura adecuada en el lugar de trabajo debe situarse entre los 17 y los 27 grados, en trabajos sedentarios, bajando a 25 grados en el caso de trabajos ligeros. Para CCOO, situarse en estos rangos de temperatura en los centros educativos es “imprescindible”.

En este sentido, Molina recuerda que ya en el pasado curso escolar muchos centros educativos andaluces padecieron problemas debidos a las altas temperaturas y añade que “ésta es una cuestión que no ha sido resuelta, como ha demostrado el golpe de calor padecido hace dos días por una profesora en Écija”.

Así, para CCOO, es necesario que la Consejería de Educación realice una inversión urgente en las instalaciones de los centros educativos que padecen estas altas temperaturas: es más, de ser necesario, en caso de superar los 27 grados, el sindicato pide suspender las clases en tanto estas temperaturas se mantengan dentro de los centros.

Por su parte, el PP ha acusado a la Junta de aprovechar el atípico verano y no invertir en climatizar colegios pese a su promesa. La presidenta del Partido Popular de Sevilla, Virginia Pérez, ha advertido de que las incidencias surgidas en diversos centros educativos a cuenta del calor en las aulas derivan de que “la Junta se ha confiado por las leves temperaturas de julio y agosto, quería pasar sin invertir en climatización y ahora las altas temperaturas de septiembre están dejando en evidencia la falta de palabra y de compromiso de la presidenta, Susana Díaz”.