octubre 23, 2019
El tiempo
Política

El Gobierno local no tiene aún un proyecto para el Mirador de Peñaflor

El Gobierno local de Écija (PSOE) buscará dinero para rehabilitar el Mirador de Peñaflor una vez que terminen las obras de consolidación del edificio, iniciadas esta semana y que podrían estar terminadas la próxima, según los plazos que afirma manejar el equipo de gobierno.

El portavoz municipal del PSOE, José Antonio Rodríguez, apunta que el equipo de gobierno no tiene todavía decidido qué utilidad dar al Mirador de Peñaflor, una cuestión que afrontarán cuando se lleve a cabo la rehabilitación del edificio, para la que, de momento, no tienen financiación aunque sí alternativas “donde buscar fondos”.

Entre esas alternativas está “desde los propios Supera de la Diputación de Sevilla a determinadas líneas de conservación del patrimonio que tiene la Junta de Andalucía e incluso la posibilidad de intentar de forma paralela llevar la restauración del Palacio de Peñaflor a través del 1,5% Cultural también con el Mirador”, según el portavoz del equipo de gobierno, para quien “está claro que es un edificio público y seguirá siendo público”.

“En todo caso, lo primero que había que hacer es consolidar el edificio”, subraya Rodríguez, que concede que “se ha tardado muchísimo en poderlo hacer, nos pusimos manos a la obra desde el principio del mandato. Algo había que hacer y cuanto antes se empiece antes se va a terminar”, concluye.

El Mirador de Peñaflor es propiedad municipal desde hace doce años. En 2006, la Fundación de los Marqueses de Peñaflor lo cedió al Ayuntamiento de Écija a cambio de 20.000 metros cuadrados de terreno para ampliar las instalaciones de la SAFA. Es un edificio del siglo XVIII de poco fondo, cuatro plantas y fachada, catalogado con un nivel de protección C en el Plan Especial del Centro Histórico (Pepriccha) lo que no ha impedido su progresivo deterioro, que ha hecho que la asociación Hispania Nostra lo incluya en su Lista Roja de patrimonio en peligro.

Otro ejemplo de su visible deterioro es que las cinco estatuas del siglo XVIII que coronaban el Mirador fueran retiradas por motivos de seguridad y para su restauración en marzo de 2012.