abril 17, 2021
El tiempo
Política

El lunes 6 se abre el plazo de solicitud del plan de empleo de la Junta

A partir del próximo lunes 6 de noviembre se pueden presentar las solicitudes para el Programa Extraordinario de Ayuda a la Contratación de la Junta de Andalucía. Según el Ayuntamiento de Écija, la inversión prevista de 202.749 euros permitirá contratar a unas 68 personas durante tres meses.

El plazo de presentación de solicitudes está abierto hasta el 17 de noviembre, según el consistorio, que calcula que en febrero podrían firmarse los primeros contratos con cargo a este programa de la Junta contra la exclusión social.

Los requisitos para acceder a estas ayudas son, entre otros, estar empadronado en Écija, no haber trabajado en programas de empleo de la Diputación de Sevilla o de la Junta de Andalucía en el último año y encontrarse en riesgo de exclusión social y con menores a su cargo. Los contratos que se firmarán serán de tres meses y para realizar labores puntuales de mantenimiento en barriadas, colegios y parques y jardines.

Se trata de ayudas laborales puntuales para las personas y familias más vulnerables de la localidad astigitana. La Junta de Andalucía justifica este programa, cuya orden vio la luz recientemente, con la crisis  financiera  internacional  y  sus  efectos  sobre  la  economía  andaluza, que han provocado  una  importante  contracción  del  mercado  laboral  y  una  acelerada  destrucción  de  puestos  de  trabajo  que  se  ha  traducido  en  un  incremento  del  número  de  personas desempleadas.

Esta situación, sostenida en el tiempo, está provocando graves problemas a muchas familias andaluzas que ven cómo la pérdida de empleo y, en muchos casos, la  merma de la prestación económica por desempleo, les coloca en una situación de extrema  precariedad, con un importante número de personas en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo.

La intensidad, la profundidad y la duración de esta crisis está afectando, además, a muchas familias que nunca antes habían precisado recurrir a los sistemas de protección social, dándose incluso la paradoja de que familias donde al menos uno de sus  miembros han mantenido un empleo, comienzan a encontrarse en los límites o incluso por  debajo de los umbrales de pobreza, dada la importante contracción de los salarios.