mayo 21, 2019
El tiempo
En el Aula

18 Sistemas Educativos

18 sistemas educativos

        De acuerdo a un estudio realizado por la Fundación BBVA y el Ivie, (Servicios Públicos, Diferencias Territoriales e Igualdad de Oportunidades) las diferencias entre gastos por habitantes en España son cercanas al 60% y atentan contra el principio de igualdad de oportunidades en las comunidades autónomas porque hay algunas en donde las diferencias son muy notables.

Es uno de los tantos temas que debe ser tratado por los especialistas para afrontar la crisis educativa, económica y social del país ibérico. La crisis económica en España ha obligado a realizar ajustes en los servicios públicos fundamentales. Sin embargo, pese a que se nota una reducción, el Estado de Bienestar no ha sido destruido, simplemente ha sufrido. De acuerdo al estudio hay varios aspectos a analizar ahora que las diferencias entre las comunidades autónomas en inversión educativa son tan notables.

        El experto en economía Francisco Pérez García sostiene que una de las evidencias más notorias del trabajo es que las comunidades que más ingresan son las que más invierten en dinero, y estas son las comunidades de Navarra y País Vasco. De acuerdo al estudio de la Fundación BBVA y del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas las diferencias territoriales de recursos están afectando también a la igualdad de oportunidades de los españoles de acceder a servicios públicos fundamentales.

        El trabajo de la Fundación BBVA y el Ivie analiza la evolución del gasto en los servicios públicos fundamentales (protección social, sanidad y educación) en España y las comunidades autónomas en el período 2002 – 2013. Lo que se aprecia es que en España la diversidad territorial del gasto público en servicios públicos fundamentales es muy amplia, y así también la intensidad de los ajustes que se han hecho para paliar la crisis económica.

        Las administraciones públicas se han esforzado por preservar el gasto social. En 2013 se dedicó un 28% del PIB y un 74% de los ingresos públicos no financieros, mientras que 2007 el promedio era de 23 y 55%. Las comunidades forales son las que cuentan con mayor financiación, superando el 40-50%, a gran distancia de las comunidades autónomas de Andalucía, Comunidad Valenciana, Murcia y Castilla-La Mancha. El crecimiento del gasto por habitante en Servicios Públicos Fundamentales fue rápido en los años del boom, en especial en sanidad (creció un 40% en términos reales entre 2002 y 2009), pero también en protección social (34%) y educación (21%). Tras llegar la crisis los retrocesos son intensos en las tres funciones (sanidad, educación y protección social) hasta 2013, pero de intensidad muy desigual: un 21% en sanidad, un 23% en educación y solo un 3% en protección social. Este último gasto ha sido preservado en gran medida, fundamentalmente porque se han protegido eficazmente las pensiones. Aunque debemos indicar que  gastar más no asegura un mejor servicio.

        Las diferencias en gasto público son notorias y crean una gran desigualdad de partida al no respetar la premisa de igualdad de oportunidades de acceso a la educación. Las dificultades de los últimos años han sido notorias, pero el estudio de la Fundación BBVA también destaca que los niveles de cobertura de España siguen siendo elevados para el estándar europeo.   Los gastos del Estado para financiar sanidad y educación son muy importantes porque defienden dos de los elementos básicos para la mejora de la calidad de vida de los españoles: salud y educación. A medida que se acercan años más positivos para los habitantes puede que haya nuevas mejoras y subas en el gasto en estas áreas pero no hay que dejar de lado el aquí y ahora.

 

        Las comunidades autónomas cada vez presentan una mayor diferencia entre los gastos y la calidad educativa de acuerdo al nivel de inversión que pueden gestionar para cada curso lectivo. Pese a que rige el principio de igualdad de acceso a las oportunidades educativas, las comunidades autónomas están teniendo problemas para afrontar estos gastos y al final en algunas ciudades se puede estudiar mejor en el sistema público mientras que, en otras, es bastante más difícil.

        Es decir, que seguimos acrecentando la brecha entre ciudadanos de 1ª y de 2ª en un Estado que tiene 18 sistemas educativos distintos. Sobran más comentarios.

 

 Javier Fernández Franco
Inspector de educación
@javierinspector