marzo 25, 2019
El tiempo
Cultura

‘Los amores de Zeus’ formará parte de una nueva oferta turística

La sociedad Promoción del Desarrollo Económico y Turístico de la Provincia de Sevilla (Prodetur), organismo dependiente de la Diputación de Sevilla, prepara una oferta basada en la antigüedad sevillana en la que Écija estaría presente a través de sus mosaicos, en concreto de ‘Los amores de Zeus’, recientemente descubierto en la Plaza de Armas, el Picadero.

Lo ha adelantado El Correo de Andalucía, que incluye el hallazgo musivario de 40 metros y del siglo II de nuestra era entre los tesoros que podrían estar incluidos en ‘La Antigüedad por la provincia’, una ruta turística que prepara Prodetur para mostrar a visitantes y vecinos los tesoros de la Sevilla de la antigüedad.

El proyecto estaría todavía en fase inicial de elaboración, según El Correo, que cita fuentes de la dirección de Prodetur, cuya intención es sacar réditos del turismo vinculado a los restos arqueológicos.

La iniciativa se apoya en el último balance anual publicado en la Red de Espacios Culturales de Andalucía, que revela que el conjunto de Itálica recibió 138.371 visitas en 2014; 33.654 la necrópolis de Carmona; los dólmenes de La Pastora y Matarrubilla, 12.115 visitantes; y el enclave de Munigua, en Villanueva del Río y Minas, un total de 6.318.

‘La Antigüedad en la provincia’ no sería una ruta, sino más bien un paseo por los restos más antiguos de cada uno de los municipios incluidos, “integrando todos los yacimientos sevillanos”. Así, se podrían visitar restos tartessos en Camas y los dólmenes megalíticos de Valencina y Castilleja de Guzmán hasta el legado fenicio en Fuentes de Andalucía o los ajuares y tumbas de la necrópolis de Carmona o de Setefilla, en Lora del Río.

También los vestigios de la Sevilla romana en Santiponce, Villanueva del Río y Minas, Alcalá del Río, Écija, Osuna y Gilena. Los baños árabes de Palomares, los conjuntos termales íberos de Mairena del Alcor y Herrera; El Gandul de Alcalá de Guadaíra, la cerámica campaniforme de Villaverde del Río, los ídolos calcolíticos de Morón y Estepa, entre muchos otros.