noviembre 29, 2021
El tiempo
Sociedad

La hermandad de la patrona financia una biblioteca escolar

La hermandad de la Virgen del Valle, patrona de Écija, ha participado en la financiación de una biblioteca infantil para el colegio público de infantil y primaria El Valle. El dinero ha salido de la fiesta solidaria celebrada el pasado mes de septiembre por la hermandad.

Además de colaborar con la biblioteca escolar con una cantidad que no ha querido desvelar, con el dinero recaudado en esa fiesta – más de mil euros una vez descontados gastos – la hermandad de la patrona de Écija ha repartido ochenta kits educativos a ese mismo colegio público. Cada kit está compuesto por material educativo, desde lápices a sacapuntas, tijeras, ceras de colores o una mochila y todo tipo de elementos para los alumnos del colegio de El Valle.

La hermandad de la Virgen del Valle dedica su labor social a la educación. La diputación de caridad de la corporación celebró la víspera del día de la patrona, una ‘Fiesta Patronal Solidaria’ en la plaza de Nuestra Señora del Valle para recoger fondos con que comprar material escolar para niños de familias con escasos recursos.

El pasado mes de julio, la hermandad recogió 520 pares de zapatos que cambió a los niños de un campamento de verano por un desayuno, con la idea de recoger calzado para las familias con hijos en edad escolar y en una situación económica crítica. “Creemos que la caridad debe comenzar  por la alimentación y la ropa y luego por la educación y la cultura, que es progreso”, resume Marco Díaz, diputado de caridad de la hermandad de la Virgen del Valle.

Con ambas iniciativas, la corporación quiere concienciar en la necesidad de ayudar a las familias de Écija “que peor lo están pasando” ayudándolas a tener “lo indispensable para que los más pequeños de nuestros vecinos puedan tener acceso a la educación”.

A comienzos del curso pasado, la hermandad ya repartió material escolar comprado con los ingresos de la fiesta solidaria que también celebró en septiembre del año pasado. Entonces, la hermandad repartió 300 lotes para otros tantos niños con pocos recursos.