enero 19, 2022
El tiempo
Política

El pleno encomienda todos los servicios externos a Écijanova

El Gobierno local (PP-PA) ha terminado el proceso de reestructuración de empresas municipales que empezó en el año 2011 con la adopción del acuerdo de encomienda de gestión de diversos servicios municipales a la sociedad municipal Écijanova Vocación de Servicio Público S.L.

En concreto, el pleno de la corporación municipal ha aprobado en una sesión extraordinaria y urgente el acuerdo de encomendar a Écijanova, como medio propio e instrumental del Ayuntamiento de Écija, los servicios del Teatro Municipal y el Museo Histórico.

El Ayuntamiento de Écija señala en un comunicado que así “se atiende de esta manera a uno de los objetivos del ejecutivo Local desde que cogiera las riendas de la ciudad, como es dar solución a las numerosas empresas municipales”, que convivían con Écijanova desde que esta se creó en octubre de 2012.

El equipo de gobierno enfatiza la encomienda de gestión como “un paso importante y definitivo para la reorganización y disminución de empresas municipales” y define la nueva empresa Écijanova como una sociedad “con personalidad jurídica propia, dependiente y supervisada por el Ayuntamiento, pero con autonomía de gestión para la mejor utilización de los recursos y la colaboración en la gestión de ciertos servicios municipales, y  que a día de hoy, cuenta con un total de 128 trabajadores”.

La encomienda de gestión supone el cierre de las anteriores empresas “que estaban todas en situaciones de disolución o de quiebra, y se tiene una sociedad que para lo único que está es para dar servicio al ciudadano”, asegura el concejal de Hacienda y Urbanismo, Rafael Serrano (PP).

“La encomienda supone el afianzamiento de los puestos de trabajo de los trabajadores de Écijanova, teniendo como eje principal que los servicios prestados son más económicos que si los prestase el propio Ayuntamiento”, dice Serrano, que afirma que “el sistema de encomienda creado para Écijanova proporciona una absoluta transparencia, ya que las cuentas y todos los datos de esta sociedad hay que mandarlos trimestralmente al Ministerio de Hacienda, y para la aprobación de los Presupuestos de dicha sociedad tienen que fiscalizarse por el interventor municipal”.

Con la nueva empresa se recortan en torno a 400.000 euros los gastos salariales, más 130.000 euros en gastos de Seguridad Social y Hacienda, según Serrano, “realizando una equiparación de salarios entre funcionarios, personal laboral y trabajadores de empresas municipales”. “De esta manera, se asegura salarialmente a los trabajadores, garantizando los puestos de trabajo y manteniendo los derechos adquiridos por los trabajadores en la nueva empresa, como los derechos de antigüedad, todo ello, sin disminuir los servicios al ciudadano”, concluye el edil popular.