diciembre 5, 2021
El tiempo
Cultura

El Ayuntamiento recurre al Plan Supera para proteger Las Gemelas

El Ayuntamiento de Écija ha incluido la rehabilitación de parte de la fachada de Las Gemelas entre los proyectos que ha presentado para acogerse al Tercer Plan Provincial Bienal de Cooperación a las obras y servicios de competencia municipal 2014/2015, el Plan Supera III, que dejará en Écija una inversión de 537.043 euros.

Entre los ocho proyectos que ha aprobado presentar el consistorio ecijano se incluye la rehabilitación del frontis central y colocación de un pararrayos en la antigua iglesia de la Purísima Concepción, que es el nombre real de Las Gemelas. En una de las dos torres de este edificio cayó un rayó el pasado 24 de junio, causando graves daños en la estructura del campanario que obligaron incluso a desalojar durante cerca de un mes a los vecinos de las viviendas cercanas.

Las actuaciones en Las Gemelas tienen un presupuesto de 30.000 euros. El objetivo de las obras incluidas en el Plan Supera III es “asegurar la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas en una zona que se encuentra en muy mal estado”, según el Gobierno local (PP-PA).

Aunque en un primer momento se pensó en derribar la torre afectada por el rayo, el Ayuntamiento de Écija terminó acogiéndose a la recomendación de técnicos de Cultura de la Junta de Andalucía de retirar los elementos más pesados y tapar las grietas y huecos para conservar el emblemático campanario y evitar su pérdida, procediendo acto seguido a su consolidación y su rehabilitación.

Las obras de intervención que ahora se proponen para acogerse al tercer Plan Supera buscan consolidar el frontis entre ambas torres gemelas, y de este modo rehabilitar parte de la fachada, a fin de evitar posibles desprendimientos que puedan resultar peligrosos para vecinos y transeúntes de la Plaza Vélez de Guevara, donde se encuentra el edificio que se encuentra en estado ruinoso desde mediados del pasado siglo.

Eso permitirá que, a pesar de los daños sufridos, se pueda salvar la torre, una construcción del siglo XVIII. El consistorio ya intervino en ese sentido, invirtiendo alrededor de 170.000 euros en tareas de consolidación y restauración de la torre dañada, de la que llegaron a desprenderse cascotes que cayeron a la vía pública tras el impacto del rayo. En concreto, la descarga eléctrica destruyó la parte superior del arco trasero y parte de la torre.