noviembre 29, 2021
El tiempo
Cultura

La marcha de las Teresas impide cumplir el Año Jubilar teresiano

En Écija ya no se podrá obtener indulgencia con motivo del IV Centenario de la Beatificación de Santa Teresa de Jesús. El cierre del Convento de las Teresas por la marcha de la ciudad de las carmelitas descalzas hace imposible el decreto de la Archidiócesis de Sevilla por mandato del Papa Francisco con motivo de la efeméride teresiana.

Lo afirma la asociación cultural Amigos de Écija, para los que el cierre del convento de San José de Écija ha sido “posiblemente precipitado en un año tan significativo y  cuando se está celebrado el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa”.

“Los ecijanos y muchos religiosos no podrán obtener una indulgencia plenaria en el singular templo astigitano”, lamenta el vicepresidente de Amigos de Écija, Juan Méndez Varo. La Iglesia celebra el IV centenario de la Beatificación de Santa Teresa de Jesús, a la vez que se prepara para el V Centenario de su nacimiento que se conmemora este año 2015. La penitencia Apostólica por mandato del Papa Francisco y a petición de la Conferencia Episcopal Española, ha concedido un Año Jubilar, con motivo de las efemérides teresianas.

El boletín de la Archidiócesis de Sevilla, en su semanario de fecha 12 de octubre del 2014, publicaba los cinco templos fijados para obtener indulgencia. El decreto firmado por monseñor Asenjo Pelegrina, informaba a los fieles los templos donde se podría lugar para sí mismos una indulgencia plenaria “cuando visiten en forma de peregrinación alguno de los templos designados por el arzobispo para esta ocasión”.

El ya cerrado convento ecijano de las Teresas es uno de los cinco que aparece en esa lista. “Allí deberán asistir devotamente a algún rito sagrado o, al menos, orar durante un tiempo suficiente ante alguna imagen solemnemente expuesta de Santa Teresa de Jesús”,  según se destaca en el citado decreto, “terminando con el rezo del Padrenuestro, el Credo y una invocación a la Bienaventurada Virgen María y Santa Teresa”.

En la Archidiócesis de Sevilla, la presencia del Carmen Descalzo se remonta a los tiempos de la propia santa, que llevó a cabo en 1575 la fundación del convento de San José de Sevilla, extendiéndose después por diversas localidades de la geografía diocesana.