diciembre 9, 2019
El tiempo
20 Líneas

¿El futuro era esto?

Pues ya se va terminando la Navidad-Blanca-Navidad. Blanca no sé, pero fría… un rato. Más que el abrazo de una suegra. Ya se sabe: ‘Winter is coming’, etcétera. Sólo falta que nos nieve. Aunque, visto el nivel de ranciedad del entorno, más que nieve, lo que nos caería es caspa. Que el ambiente será gélido, pero también es rancio.

Sí, señora, con la de caspa que nos sobra vamos a tener unas Navidades de lo más blancas. Morteradas de nieve casposa. Más que negro carbón. Es lo que parece imponerse en estas fechas en que derrochamos cursilería y nos emocionamos con los anuncios de las multinacionales a las que maldecimos el resto del año. Ah, la Navidad… qué exquisita coartada para limpiar conciencias.

A todo esto ¿se han dado cuenta que estamos ya en el año en el que Michael J. Fox regresa al futuro? Seguro que sí. Pues, ya ven: ni coches voladores, ni vestimentas futuristas, ni nada de eso. Y no es que yo pensara que en el siglo XXI iríamos todos con trajes de licra, escafandra y nos teletransportaríamos. Me molaba más el futuro rollo Mad Max o Blade Runner. Pero, ya ven. Por alguna mística razón, no hemos llegado ni a eso.

Lo que no esperaba yo es que el dos mil y pico se pareciera tanto a los 80 del siglo pasado. De verdad… ¿el futuro era esto?