diciembre 5, 2021
El tiempo
Política

Vía libre al uso asistencial del antiguo aulario del Calvo Sotelo

La junta de gobierno local ha dado un paso más en la gestión del centro ocupacional del organismo municipal de atención a discapacitados, Prodis, que se quiere trasladar desde su ubicación actual en las instalaciones de Sedesa al antiguo aulario del colegio Calvo Sotelo, en la calle Rodríguez Marín.

En este sentido, el Gobierno local (PP-PA), ha aprobado una modificación puntual del Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Catálogo del Conjunto Histórico Artístico (el Pepriccha) con el que se pretende el cambio de uso del antiguo centro escolar, que pasa de tener uso docente a público y social asistencial.

Según la portavoz municipal del PP, Silvia Heredia, las obras para acondicionar el edificio se encuentran muy avanzadas. “Se están realizando obras menores y de adaptación a la normativa, obras de albañilería, fontanería nueva, toda la electricidad nueva, salida de incendios y también el arreglo de ventanas y puertas”, explica la edil.

“Desde la concejalía de Bienestar Social están pendientes de conseguir financiación para la instalación de un ascensor, del aire acondicionado y el agua caliente”, añade Heredia, que explica que las obras se están llevando a cabo con recursos propios del Ayuntamiento “y con personal de los diferentes planes de empleo”.

El edifico de la calle Rodríguez Marín cuenta con una superficie construida en la planta baja de 373,95 metros cuadrados, 315 en la primera planta y 315 en la segunda. Para los responsables de Bienestar Social es la ubicación idónea para los talleres ocupaciones de Prodis, una entidad pública municipal que atiende a personas con discapacidad intelectual, que se encuentra en las instalaciones municipales de Sedesa desde hace ocho años, una ubicación que en principio, era provisionalmente para un año.

La mudanza al antiguo aulario del colegio Calvo Sotelo se podrá hacer efectiva una vez se adapte el edificio a las necesidades de los usuarios de Prodis, que tendrán en este inmueble “entre cuatro y cinco veces más espacio, lo que va a permitir el desarrollo de talleres que antes, por problemas de espacio, no se podían llevar a cabo”, según los responsables de Prodis.