mayo 25, 2022
El tiempo
Sociedad

Los padres del niño que lanzó el ladrillo tendrán que responder por él

Los padres del niño de once años identificado como el autor del ladrillazo que ha matado a un vecino de Écija de 65 años tendrán que hacer frente a las sanciones que se le interpongan al menor, ya que este, por su edad, es inimputable.

Lo explica Ana Mencos en la edición de Sevilla de ABC, citando la Ley Orgánica 5/2000, reguladora de la responsabilidad penal de los menores. La norma establece que serán considerados menores a los que juzgar según estipula el Código Penal los individuos desde los catorce y hasta los dieciocho años “con base en la convicción de que las infracciones cometidas por los niños menores a esa edad son en general irrelevantes y que, en los escasos supuestos en que aquéllas pueden producir alarma social, son suficientes para darles una respuesta igualmente adecuada los ámbitos familiar y asistencial civil, sin necesidad de la intervención del aparato judicial sancionador del Estado”.

“Por lo que de esta ley se deduce que el menor implicado en el fallecimiento del hombre de Écija, no recibirá castigo penal alguno”, señala ABC. Eso sí, el niño tendrá que hacer frente a la responsabilidad civil, aunque según establece el Código Civil, “los padres del menor o quienes tengan su guardia y custodia serán los que respondan ante el Estado del daño que por acción u omisión el menor haya provocado”.

En este sentido, los padres del menor tendrán que demostrar “que actuaron de manera diligente para tratar de impedir que el hecho, en este caso el lanzamiento del ladrillo desde una azotea, sucediera”. De esta manera, y a la espera de lo que establezca un juzgado, “los padres del niño de once años tendrán que hacer frente a las sanciones que se le interpongan al menor”, concluye el citado rotativo.