diciembre 6, 2021
El tiempo
Política

El cambio del alumbrado público se atasca en los tribunales

La adjudicación a Enel Sole-Endesa del contrato para cambiar el alumbrado público de Écija está bloqueada en los tribunales. El Ayuntamiento está a la espera de que se resuelva el contencioso iniciado por la otra aspirante, Acisa, contra la concesión administrativa del cambio de luminarias.

A principios del pasado mes de julio, el Gobierno local (PP-PA) aprobó un acuerdo de colaboración con el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Junta de Andalucía, al que pidió su intervención para resolver el recurso de Acisa contra la adjudicación a Enel Sole-Endesa, al no tener el Ayuntamiento de Écija las competencias para ello.

Entonces, el equipo de gobierno calculaba que el recurso podría estar resuelto “en unos diez días”, tras lo cual, “empezarían las obras” de cambio de las luminarias y las farolas del alumbrado público, un contrato que aprobó el pleno a finales de mayo. La adjudicataria tenía seis meses a partir de la firma del contrato para cambiar todas las luces, pero ese plazo ha quedado en papel mojado tras el recurso contencioso de la otra aspirante.

Según las mismas fuentes, el recurso de Acisa se basa en reclamar para rebajar la puntuación que consiguió la unión temporal de empresas (UTE) Enel Sole-Endesa, que consiguió una puntuación “abismalmente mejor” que la de la reclamante.

De hecho, Enel Sole-Endesa se adjudicó el contrato de gestión integral de las instalaciones del alumbrado público ofertando un precio de 492.470 euros anuales, 168.000 euros menos de lo que el consistorio estaba dispuesto a pagar, y dando cuatro meses de carencia en los que el Ayuntamiento de Écija no pagará por la gestión del alumbrado.

La UTE Enel Sole-Endesa cambiará el 93% de las luminarias de la ciudad (un total de 6.301) con una inversión prevista de 2,8 millones, según el equipo de gobierno, para cumplir la normativa europea y autonómica de eficiencia energética. Además de las luminarias tiene previsto cambiar los brazos de las farolas por otros “más acordes con el entorno”, centralizando la gestión del alumbrado y programando incluso la intensidad lumínica.