agosto 19, 2019
El tiempo
20 Líneas

Beaterías

Vaya por Dios, con lo que le gusta a un político inaugurar una obra y para una que podía inaugurar el PP y va el PA y se la suspende. Dicen que por presiones al pacto de gobierno, pero no se aclara quién ha presionado. A lo mejor se lo callan por eso de decir el pecado, pero no el pecador. O, en este caso, mentar la beatería, pero no al beato.

Habrá quien piense que qué singular ciudad, la nuestra, por haber vetado una obra de teatro cómica amparándose en la sensibilidad cofrade. Pero la confusión del poder civil con el poder confesional no es algo exclusivamente ecijano. Las autoridades desfilan en las fiestas religiosas, los clubes de fútbol hacen ofrendas pidiendo ayuda a la imagen de la Virgen que les pilla más cerca y hasta se liberan presos porque lo pide una cofradía de Málaga.

Ojo: no estoy diciendo que no me alegre de la libertad de un reo; pero sí digo que para el Consejo de Ministros tendría que valer la petición de la cofradía de Jesús el Rico lo mismo que la de la célula comunista de Jesús el Pobre. Es decir, nada.

Porque ¿a cuento de qué se nos mezclan confesiones religiosas con decisiones de los poderes civiles y públicos? Yo no pienso rechazar a católicos, musulmanes, budistas o judíos cuando estas confesiones actúan como una forma de ayudar a ser mejores personas; pero sí que creo que se debe denunciar a quien usa un sentimiento supuestamente religioso para machacar al resto.

Lo demás, qué quieren que les diga, es salir a la calle queriendo hacernos ver que es nieve lo que en realidad es caspa.