diciembre 9, 2019
El tiempo
20 Líneas

Ocupen su localidad

 Hay que ver ¿eh? Desde el pasado fin de semana estamos todos con el ubi sunt por las nubes. Nunca un concierto aplazado y una carrera ¿suspendida? han dado para tanto. Ojo, que no es que yo diga que no tienen su importancia, pero que tampoco es para ponerse así ¿no?

Y no es que nuestros próceres no hayan hecho lo posible por darle dimensión dramática al asunto ¿eh? No hay más que mirar el twitter del PA, que se quejaba de que “en Écija penalizan la música y el deporte y dan trato de favor a la Iglesia y el Vodevil”.

“¡Así nos va!”, se lamentaba el Community Manager andalucista que, es evidente, tiene conocimientos dramáticos. Pero es a todas luces exagerado. Lo que ha pasado en Écija no da la talla para una tragedia, está claro, pero ¿por qué parar la metáfora en el vodevil? En mi modesta opinión, un sainete da mejor la idea de lo que ha pasado con la carrera y el concierto. Sobre todo, de lo que ha pasado después.

Un sainete es una pieza dramática jocosa en un acto y normalmente de carácter popular, que se representaba como intermedio de una función o al final. Seguro que usted ha visto alguno, señora, de Arniches o de los Álvarez Quintero. Y un sainete es, mucho me temo, lo que nos van a brindar nuestros próceres como sucedáneo de investigación de lo que pasó el sábado.

Porque, conociendo el paño, no le extrañe, señora, que al final terminen vendiéndonos como solución la dimisión de la valla. ¿Vodevil? ¿Sainete? ¿Tragedia griega? ¿Drama romántico? ¿Farsa? Apaguen el móvil y disfruten la función.