mayo 15, 2021
El tiempo
Sociedad

San Pablo desafía al mal tiempo

Al final hubo milagro. O buen asesoramiento meteorológico. A pesar de que estuvo toda la mañana lloviendo y de la amenaza continua de la lluvia durante la tarde, San Pablo aprovechó un claro en el mal tiempo, salió a su hora y desfiló por las calles del centro de Écija.

Fuentes de la policía municipal certificaban que el pronóstico meteorológico afinado al minuto indicaba que a la hora de la salida del patrón de Écija habría un claro en la persistente llovizna que amenazaba la procesión apenas una hora antes de la salida de San Pablo.

Esa tregua meteorológica la aprovechó el arciprestazgo de Écija para sacar en procesión la talla del Apóstol de los Gentiles. La comitiva que acompaña a San Pablo – cofradías ecijanas, presidencia del Consejo de hermandades y corporación municipal – cubrió en apenas media hora el corto trayecto entre la céntrica iglesia de Santa Bárbara y el convento de San Pablo y Santo Domingo.

Por la plaza del Salón y las calles Mas y Prat y Almonas, centenares de vecinos saludaron al patrón y admiraron la talla de Juan Bautista Vázquez. Además de la procesión, la liturgia de la fiesta de San Pablo incluye la lectura del milagro del santo, ocurrido según las crónicas el 20 de febrero de 1436 cuando sanó la mano a un joven, Antón de Arjona, junto a la leyenda que da por probado que Écija fue el primer lugar donde predicó Pablo de Tarso al llegar a la península ibérica.

Tras la misa y el sermón en el antiguo convento de dominicos, se dio lectura al Milagro de San Pablo. Después, el alcalde, Ricardo Gil-Toresano (PP), se dirigió hasta el centro del altar para jurar ante los evangelios que los concejales volverán a acompañar al patrón dentro de un año, renovando el voto de fidelidad a la imagen.