septiembre 23, 2020
El tiempo
Política

CCOO denuncia dejadez de la Junta ante los impagos a la plantilla de limpieza de sedes judiciales

El Sindicato Provincial de Construcción y Servicios de CCOO de Sevilla ha denunciado la “dejadez” de la Junta de Andalucía ante la situación de la plantilla de limpieza de sedes judiciales de la provincia de Sevilla – entre ellas la de Écija -, que está volviendo a sufrir retrasos e impagos en las nóminas.

El pasado mes de noviembre, los 70 trabajadores y trabajadoras de la empresa Expertus, adjudicataria del servicio y actualmente en concurso de acreedores, protagonizaron una huelga “ante la situación insostenible que vivían y que estaba llevando a muchas familias a tener que recurrir a ayuda externa para poder pagar suministros o asegurar la manutención de sus hijos e hijas”, señala CCOO en un comunicado.

Entonces, la Delegación Provincial de Justicia de la Junta de Andalucía se comprometió a garantizar el cobro de los atrasos y que, en adelante, una empresa solvente subrogara a la plantilla y prestara el servicio con normalidad.

“A día de hoy, el Gobierno andaluz no solo no ha cumplido, sino que la realidad de los compañeros y compañeras ha empeorado”, explica la secretaria general del Sindicato Provincial de Construcción y Servicios de CCOO de Sevilla, Mercedes Santoja.

Y es que se encuentran en “un vacío legal y sin perspectiva alguna que ha llevado a muchas trabajadoras a sufrir estrés y ansiedad y a darse de baja”. Pero sus vacantes no se están cubriendo y “la insoportable sobrecarga de trabajo está provocando carencias higiénicas e insalubridad en juzgados, secretarías y calabozos que han denunciado tanto el funcionariado como los usuarios y usuarias”, apunta Santoja.

“Todo ello con el conocimiento y la pasividad de la Junta, a la que exigimos que, tal y como prometió en su momento, ponga fin a los incumplimientos, a la incertidumbre y a la precariedad de la plantilla de Expertus, y que tome las medidas necesarias para acelerar la nueva adjudicación del servicio”, concluye Santoja.