octubre 27, 2020
El tiempo
Política

El Gobierno local abre el debate sobre el rediseño del Salón

Doce años después de la obra que lo reconstruyó, el Gobierno Local (PSOE) de Écija quiere abrir el debate sobre la Plaza de España, el Salón. El equipo de gobierno ha anunciado que va a iniciar un proceso participativo para la reforma de la plaza mayor astigitana.

A partir de la semana que viene, el ejecutivo local tiene previsto iniciar una serie de reuniones que concluirán a final de año y en las que quiere poner en común los problemas que sufren la plaza mayor y su entorno. Lo hace, a consecuencia del “malogrado proyecto que tenemos hoy día y ante la necesidad de acometer determinadas soluciones para nuestra plaza a todos los niveles, desde el pavimento, jardinería, iluminación…”, señala el concejal de Gestión del Espacio Urbano, Sergio Gómez.

El PSOE quiere que el debate sobre el rediseño del Salón – que remodeló un gobierno igualmente socialista tras un concurso de ideas cuyo resultado no dejó a nadie indiferente – sea “lo más participativo posible”. “Entendiendo la dificultad que comporta acometer cualquier actuación en nuestra Plaza de España, por el lugar que es, por la sensibilidad que despierta y por la historia reciente que ha tenido, queremos establecer un itinerario de consultas, de puestas en común, a través del cual se puedan encauzar posibles soluciones, ideas, aportaciones de todos los ciudadanos”, expone Sergio Gómez.

La idea de las reuniones es ir elaborando un diagnóstico de los problemas que tiene la plaza mayor ecijana y, una vez realizado este, articular desde el Ayuntamiento un proyecto de rehabilitación y rediseño de la plaza, respetuosa con el entorno patrimonial de la misma y con el Plan Especial de Protección del Casco Histórico, el Pepriccha.

El debate en torno al Salón parte de dos premisas básicas, según Gómez. La primera es que hay elementos que no se pueden suprimir de la plaza: la ‘natatio’ romana y el parking subterráneo. Ambos son consustanciales al Salón y ambos condicionan cualquier diseño o rediseño de la Plaza de España, puesto que limitan cualquier cambio respecto a simetrías en la explanada, colocación de vegetación – el aparcamiento subterráneo restringe el espacio que necesita una arboleda – o el mobiliario urbano, entre otras cuestiones.

“Son elementos que hoy en día deben permanecer más allá del diseño”, zanja el concejal de Gestión del Espacio Urbano, que completa esta cuestión con otra básica: la de la peatonalización o no del Salón. “¿Qué Salón queremos? ¿Queremos un Salón con tráfico? ¿Con tráfico tangencial que dé salida a las cocheras y viviendas de las calles que parten o desembocan en la plaza?”, pregunta el edil.

Con esta dos condiciones básicas se va a abrir un diálogo con partidos políticos, asociaciones culturales, Consejo de Hermandades, colectivos de comerciantes, servicios públicos (desde Policía o autobuses a la empresa que recoge la basura), asociaciones vecinales y, en definitiva, el mayor número posible de entidades, para “que en unos meses podamos estar en disposición de elevar un análisis de este proceso y montar un proyecto de rehabilitación de nuestra plaza mayor”, concluye Sergio Gómez.