mayo 14, 2021
El tiempo
Sociedad

El Ayuntamiento pide investigar los incendios en la Suerte del Alamillo

El Gobierno local (PP-PA) confirma que ha puesto en conocimiento de la Policía Nacional los tres incendios que, en 48 horas, han quemado más de 20.000 metros cuadrados de la finca la Suerte del Alamillo, “por si se estima oportuno abrir una investigación que aclare si, en efecto, estamos ante un caso de incendios provocados”.

Lo ha anunciado el concejal de Seguridad Ciudadana, Carlos Onetti (PP), que no quiere aventurar si hay o no intencionalidad en los tres incendios en tan poco tiempo en un mismo lugar. “Nosotros no podemos asegurar nada al respecto, tan sólo nos hemos limitado a poner el tema en manos de la Policía Nacional”, reconoce el edil.

El primero de los incendios en la finca Suerte del Alamillo – en la carretera entre Cañada Rosal y la localidad cordobesa de Palma del Río – se produjo la madrugada del sábado 17, alrededor de las 0.30 horas. Durante toda la noche, efectivos de los parques de Écija, Marchena, Osuna, e Infoca, trabajaron en las labores de extinción, que finalizaron sobre las 9.00 horas del sábado, según fuentes municipales.

En esa ocasión se quemó más de una hectárea de arboleda y matorral en ambos márgenes del río que discurre por la zona. El segundo aviso de incendio en esta finca se produjo el mismo sábado 17, apenas doce horas después de sofocar el primero, sobre las 21.30 horas.

De nuevo, los bomberos, en este caso de Écija y de Fuentes de Andalucía, tuvieron que intervenir durante unas ocho horas, hasta pasadas las cuatro de la madrugada para extinguir el incendio. Finalmente, el tercer incendio en la misma finca se produjo el lunes 19. La llamada alertando sobre el incendio se produjo a las 13.20 horas y los bomberos tuvieron que intervenir por espacio de 7 horas prácticamente hasta apagarlo, de nuevo con colaboración de los parques de Fuentes de Andalucía, Palma del Río y del Infoca.

Los tres incendios en apenas 48 horas en la misma zona hacen sospechar a las autoridades que alguien haya incendiado de forma premeditada esta finca.