mayo 23, 2019
El tiempo
Política

Vender sin distribuidores

Hasta el próximo domingo está abierto en el parque infantil de Écija un mercado típico de artesanía y gastronomía. Fabricantes de todo tipo de productos venden su mercancía en este mercadillo, en una veintena larga de expositores, y sin la mediación de distribuidores, de forma directa.

Se trata de hacer virtud de la necesidad. “La cosa está como está de mal, no se vende y hay más stock que de costumbre”, dice uno de los vendedores. A esa mercancía almacenada hay que darle salida, y para eso se ha recurrido a la venta directa, prescindiendo de los intermediarios.

Para estos productores, que venden entre marzo y septiembre por toda la geografía nacional en mercados como el que este fin de semana está abierto en Écija, no hay más remedio que venderle directamente al cliente, aunque a este le resulta más cómodo.

“Para el cliente es mejor, para el productor es más complicado”, resumen varios vendedores. “Para nosotros es más difícil porque sin distribuidores tenemos que trabajar nosotros la venta, cuando con un distribuidor es este el que llega, elige o encarga la mercancía y la pone a la venta”.

Pero en la actual situación de crisis y con cadenas de distribución que no contentan a los productores o que, directamente, les obligan a unas condiciones que no son las mejores, los fabricantes tienen que tomar la iniciativa. “Hay que adaptarse”, resumen.

El mercado es una iniciativa de la empresa Congresur España Ferias y Exposiciones, en colaboración con la Asociación para la Promoción de Productos y Actividades Típicas de Andalucía. Los puestos de los vendedores están realizados en rollizo de madera y telas de cobertura y los productos que se venden son, básicamente, alimentos y artesanía.